Marañón acusa a Lacalle de «torpedear» el pacto PP-Cs y niega que el futuro de Burgos se haya decidido en Madrid

Vicente Marañón se ha reunido con el alcalde, Daniel de la Rosa/PCR
Vicente Marañón se ha reunido con el alcalde, Daniel de la Rosa / PCR

El portavoz de Cs se mantiene como candidato a la Alcaldía ante una hipotética moción de censura, pero avisa de que deben quedar claras las posiciones de PP y Vox

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Vicente Marañón ha acusado a Javier Lacalle de «torpedear» el pacto PP-Cs, al aceptar dar su apoyo a la investidura de Marañón pero sin entrar a formar parte del gobierno municipal. «No es manera de cumplir un pacto», insiste el portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Brugos, a quien le parece «incomprensible» la actitud adoptada por los 'populares' en los últimos días.

«Me parece paradógico que el PP llegue a un acuerdo con Cs y, en lugar de cumplir con convencimiento, lo torpedee», y someta a la ciudad a una situación de incertidumbre e inestabilidad, que es precisamente lo que se pretendía evitar con un gobierno de centroderecha, ha apuntado Marañón. De ahí que insista en que, cualquier acción futura, debe pasar por un gobierno «conjunto» de PP y Cs.

Por lo que se refiere a la moción de censura, Vicente Marañón es partidario de «analizar la situación» de manera calmada, para tratar de comprender qué ocurrió el pasado sábado. Ciudadanos no ha cambiado de posición, afirma, y él se mantiene como candidto al Gobierno de la ciudad, pues da por firme el acuerdo PP-Cs, que ellos han cumplido aunque el PP lo haya «torpedeado», insiste.

Más información

Eso sí, «el primer paso es saber dónde está cada uno y ver qué proponen», afirma Marañón. Luego, sentarse a hablar con el PP para llegar a un acuerdo «sólido» y «con lealtad mutua», ha reiterado, anteponiendo el interés general y la estabilidad de la ciudad. Y «Vox tendrá que apoyar el acuerdo al que lleguemos el PP y Cs».

La investidura de Daniel de la Rosa como alcalde deja a Burgos en una situación de inestabilidad política, que la ciudad «no se merece», pues viene de cuatro años de similares características. Sin embargo, antes de dar por seguro cualquier tipo de decisión, Vicente Marañón afirma que hay que sentarse a hablar, y todo ello sin valorar «escenarios hipotéticos» y entrar a analizar si aceptarían o no sumar a Vox al gobierno municipal.

Lo que sí tiene claro Vicente Marañón es que hasta el miércoles a última hora no se supo que el acuerdo PP-Cs suponía su propuesta de investidura como alcalde, así que Ciudadanos no dispuso de tiempo suficiente para buscar apoyos en Vox. «No me parece lógico que sin saber ese condicionante se buscasen apoyos», cuando le correspondía al PP y al PSOE mover ficha, como hicieron.

Decisiones en Burgos

Por otra parte, Vicente Marañón ha negado que las decisiones que afectan al futuro de la ciudad las hayan tomado las direcciones del partido en Madrid o en Valladolid. «Es falso que el futuro de Burgos se decida en Madrid, en un despacho con los hombres de negro», ha afirmado tras reunirse con el alcalde, quien le ha recriminado este tipo de actuación. «El futuro de Burgos se decide en Cs desde aquí», ha afirmado«.