De la Rosa, agotado por el avance del pacto PP-Cs-Vox, advierte a Marañón: «Si fracasáis, llámame»

Vicente Marañón, candidato de Cs, y Daniel de la Rosa, candidato de Daniel de la Rosa/Andrea Ibáñez
Vicente Marañón, candidato de Cs, y Daniel de la Rosa, candidato de Daniel de la Rosa / Andrea Ibáñez

El candidato socialista a la Alcaldía ha cargado contra Cs y PP, tras asimilar que las tres derechas avanzan en un pacto que impedirá al PSOE gobernar el Ayuntamiento en su mejor resultado electoral de la historia

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

La partida de ajedrez ha comenzado en Burgos y ha pasado de no tener las fichas sobre el tablero a situar en jaque mate al PSOE. PP y Cs se han emplazado hoy a iniciar negociaciones formales para gobernar la ciudad durante los próximos cuatro años y lo harán con el imprescindible respaldo de Vox. Esto sitúa al PSOE de Daniel de la Rosa en una insoportable oposición en el mejor resultado electoral de su historia.

En este sentido, De la Rosa ha aseverado esta mañana que es «vergonzoso, lamentable, decepcionante y frustrante lo que está pasando» y ha cargado contra Cs por considerar que está frustrando a sus votantes, que al igual que los que votaron al PSOE, decidieron cambio en el Ayuntamiento. De hecho, para el socialista, «el único responsable hasta la fecha es Cs».

Asimismo, De la Rosa ha insistido en que «tienen que ser responsables con la regeneración y el cambio que comprometieron y que están traicionando». Y considera que «es una falta de respeto y de consideración que la formación política que mayor respaldo electoral ha obtenido no hay tenido la ocasión de sentarse a negociar un gobierno de cambio».

«Es una falta de respeto y de consideración que la formación política que mayor respaldo electoral ha obtenido no hay tenido la ocasión de sentarse a negociar un gobierno de cambio»

«Es una falta de respeto y de consideración que la formación política que mayor respaldo electoral ha obtenido no hay tenido la ocasión de sentarse a negociar un gobierno de cambio» Daniel de la rosa

También recuerda que el acuerdo PP-Cs incluye a Vox, la «ultraderecha, que va a tener secuestrado el Ayuntamiento durante cuatro años y a los burgaleses, como rehenes». A juicio del socialista, Cs no ha sabido interpretar los resultados electorales y está «traicionando» a los burgaleses que el 26 de mayo votaron cambio en el Ayuntamiento y regeneración. Asun así, el PSOE asegura que, aunque sea desde la oposición, van a estar a la altura de las circunstancias.

Con las tintas cargadas contra lo que a todas luces frustrará sus opciones de ser alcalde el sábado, De la Rosa ha tenido una breve conversación con Vicente Marañón, líder de Cs, antes del inicio del pleno extraordinario, que ha terminado con un sarcástico «espero que os vaya bien» de De la Rosa. Si bien, tras el pleno, ha pasado del sarcasmo a aferrarse a una última posibilidad «si fracasáis llámame», al tiempo que enfilaba la salida.

Veto sí o veto no

En este punto, la exigencia de Cs al PP para la regeneración democrática que impedía que alcaldes y presidentes pudieran volver a ostentar el cargo tras ocho años, se ha disuelto en el ámbito local, por lo que el futuro de Javier Lacalle al frente del Ayuntamiento y el de César Rico en la Diputación vuelve a estar en el aire. Si bien, será cosa de Cs Burgos tratar de poner sobre la mesa la no presencia de Lacalle en el Consistorio, a fin de justificar una regeneración democrática.

A pesar de ello, Marañón prefiere encomendar su liderazgo a Madrid, ya que esta mañana no ha querido dar pistas sobre lo que pasará en Burgos y ha declarado que: «Yo haré lo que el partido diga que haga porque este es un partido de ámbito nacional y estamos bien organizados. En cualquier caso, ha asegurado que «el partido tiene un conocimiento detallado de lo que pasa en todo el territorio nacional y de quién es quién en cada ciudad». Y finalmente ha apostado por que «Burgos va a tener el mejor gobierno posible».

Y con el actual mandato finalizado, este sábado 15 de junio se constituirá un nuevo Pleno en el que la incertidumbre está en los nombres y no en quienes formarán gobierno. Con PP y Cs citados para trabajar en un acuerdo de gobierno, más tarde entrará Vox, que es un socio imprescindible para alcanzar la mayoría mínima de 14 concejales.

De la Rosa considera «una falta de respeto, consideración y dignidad» el juego de vetos de Ciudadanos, también por parte de Javier Lacalle, pues están todos dipuestos a lo que sea, incluso a un intercambio de cromos en la figura del alcalde, para evitar un regidor socialista. «Esperaremos acontencimientos», ha afirmado De la Rosa, pero lamentando que Cs no les haya dado ninguna opción de negociar y criticando que Marañón sea «como un muro, sin capacidad de decisión alguna». Todo viene marcado desde Valladolid y Madrid.

Más información