Una nueva agresión en la prisión de Burgos deja a dos funcionarios de baja

Imagen del resultado de una de las agresiones en Burgos /ACAIP
Imagen del resultado de una de las agresiones en Burgos / ACAIP

Los hechos han tenido lugar en el módulo Celular, donde ya se han registrado otras agresiones | Los trabajadores están lesionados, con los brazos inmovilizados

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

La falta de personal en los centros penitenciarios no solo supone cargar de trabajo a los funcionarios, sino también exponerles a una situación de riesgo que, por desgracia, en algunas ocasiones acaba en agresión. Esto es lo que ha ocurrido, una vez más, en el Centro Penitenciario de Burgos, donde dos de los empleados públicos se encuentran de baja tras ser agredidos por un interno.

Según la información facilitada por el sindicato ACAIP, ambos trabajadores presentan lesiones en un brazo, con las extreminadas inmovilizadas, después de sufrir una agresión «en el desarrollo de us trabajo», insisten. Y es que la falta de cobertura de plazas vacantes y el envejecimiento de la plantilla, que superados los 57 años puede pasa a segunda actividad, está dejando bajo mínimos los puestos de vigilancia interior, de contacto directo con los internos.

La agresión se produjo ayer viernes por la tarde en el módulo Celular, en el mismo en el que se han producido las últimas agresiones de 2018, insisten. Los funcionarios tuvieron que ser atendidos en urgencias y están ahora de baja. «Se han concentrado una serie de internos conflictivos», explica ACAIP, lo que sumado a la falta de personal y a una «errática y equivocada gestión del centro» deriva en este tipo de situaciones.

Desde la plataforma conformada por ACAIP, UGT, APFP, CC.OO y CSIF aseguran que «el Celular no reúne ninguna garantía para la seguridad de los internos y de los propios funcionarios». Además, a través de un comunicado, los sindicatos critican las decisiones que está tomando la dirección del Centro Penitenciario, «que están complicado la vida de los internos, además de incrementar la penosidad laboral para la muy mermada plantilla del centro«.

En las cárceles españolas se produce una agresión al día, recuerdan los sindicatos, y si al riesgo que con lleva el trabajo ordinario se le suma una plantilla insuficiente, las agresiones se producen con mayor frecuencia y pueden ser más graves. «Llevamos denunciando muchos años la falta de personal y de una formación adecuada para enfrentarnos a retos dispares y potencialmente peligrosos en el desempeño de nuestro trabajo«, reiteran.

Más información