Un jardín con 21 ejemplares de rocas singulares completa el Museo del Petróleo

Imagen del Jardín de Rocas del Museo del Petróleo/BC
Imagen del Jardín de Rocas del Museo del Petróleo / BC

Sargentes de la Lora ampliará sus rutas culturales sobre la Guerra Civil y los dólmenes | Carlos Gallo confía en la reactivación de los pozos petrolíferos o en su declaración como BIC

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Sargentes de la Lora continúa apostando por su patrimonio natural, cultural e histórico como atractivo turístico y económico. Así, dos años después de iniciarse el proyecto, el Museo del Petróleo ha sumado ya un Jardín de Rocas, con 21 ejemplares de piedras singulares, procedentes tanto de la provincia de Burgos como de otros puntos del país, entre ellos, Madrid, Salamanca o Galicia.

El objetivo de la iniciativa es poner en valor el patrimonio geológico de Sargentes y la comarca, de una gran riqueza como demuestra el hecho de haber contado con un campo petrolífero (cerrado en enero de 2017) y su pertenencia al Geoparque de Las Loras. «Somos una parte activa del geoparque«, insiste el alcalde, Carlos Gallo, quien destaca la relevancia de este Jardín de Rocas, de gran tamaño en algunos de los casos.

Se cuenta con muestras de piedra caliza, la roca madre del petróleo de La Lora, así como de granito de Madrid, pizarra gallega y wolframio de Salamanca. También hay ejemplares que muestran fósiles de caracolas de mar, pues La Lora estuvo cubierta de agua en el Mesozoico, y materiales mucho más próximos, temporalmente hablando, como el yeso de Poza de la Sal, pues la provincia también ha contribuido al Jardín de Rocas.

El objetivo es llegar a los cien ejemplares de piedras, aunque «será complicado», reconoce Carlos Gallo. Y también sumar un apartado de rocas históricas, con las piedras con las que se construyó el molino del Rudrón, por ejemplo. También con la piedra caliza de Lorilla, que ha marcado las construcciones domésticas de la comarca tras protagonizar un proyecto faraónico que no llegó a materializarse.

En 1935 se planteó levantar un monumento al Sagrado Corazón de Jesús, se recabaron los materiales y se puso una primera piedra, pero no llegó a cuajar, recuerda Gallo, y las piedras se acabaron utilizando para las viviendas de los vecinos del entorno. Todo ello serviría para completar la oferta del Museo del Petróleo, único en sus características en España, y que cada vez atrae a más público.

El alcalde explica que están recibiendo muchas excursiones de centros escolares y que se han unido al recién inaugurado albergue para ofrecer paquetes turísticos. En Sargentes de la Lora se cuenta con varias rutas turísticas, comenzando por la dedicada al petróleo, que une el museo con el monumento al pozo Ayoluengo 1, del que salió el primer crudo en 1964.

También con otra dedicada a la Guerra Civil, que se ampliará en mayo gracias a una subvención de infraestructuras turísticas, con accesos a trincheras, a las cabañas de los soldados y una batería militar. Y una tercera con los dólmenes, que se completará en breve con un proyecto de excavaciones para recuperar el dolmen del Arroyo de las Vegas.

Reactivación o BIC

Carlos Gallo recuerda que los proyectos culturales y turísticos son clave para el futuro de Sargentes, pero aún más la recuperación de la explotación de los pozos petrolíferos. Todavía no ha llegado el proyecto de desmantelamiento, así que el alcalde confía en que se pueda salvar la explotación, aunque sería ya una decisión para el próximo Gobierno, pues todas las negociaciones están paradas desde la convocatoria de elecciones.

«Nos han dejado paralizados; el proyecto se había merecido una oportunidad o una transición», reitera el alcalde, tras recordar que han sido 16 las familias que se han quedado en el paro tras el cierre. «Soy optimista y veo que los pozos petrolíferos tienen futuro, industrial o cultural«. Y es que se ha solicitado también la declaración de BIC para los pozos, a fin de proteger un patrimonio único en España.

Más información