SI YO FUERA ALCALDE....

Javier Achirica: «Recuperaría el Plan Estratégico porque se echa en falta una visión de futuro sobre Burgos»

Javier Achirica, decano del Colegio de Arquitectos de Burgos/BC
Javier Achirica, decano del Colegio de Arquitectos de Burgos / BC

El presidente del Colegio de Arquitectos de Burgos pide apostar por la arquitectura de calidad, el diseño y la gestión de microespacios

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Dónde estamos, de dónde venimos y a dónde vamos. Esas deberían ser las tres preguntas clave en la elaboración de un programa electoral. De poco sirven las grandes promesas, las obras farónicas o las inversiones superlativas si no responden a un modelo de ciudad definido, con unos objetivos claros. Y a Burgos le falla su visión de futuro, el saber a dónde vamos, en qué queremos que se convierta la ciudad.

«Echamos en falta una visión de futuro, qué tipo de modelo de ciudad queremos», afirma Javier Achirica, quien reconoce que la recuperación del Plan Estratégico sería una de las primeras medidas que acometería si fuese alcalde de Burgos. «Intentaría recuperar el Plan Estratégico porque es importante para la ciudad tener un futuro», y la asociación aunaba el saber de colectivos profesionales, entidades sociales, empresarios, gente de la economía y la cultura, que proponían qué hacer con Burgos.

El presidente del Colegio Oficial de Arquitectos insiste en que el objetivo que se debe marcar Burgos es crecer, y, para ello es necesario crear una ciudad «atractiva para las familias». «Se están olvidando de colectivos como los jóvenes y los niños», afirma. Se apuesta por la peatonalización, que «bien estudiada» puede ser positiva, pero escasean zonas verdes e infantiles, sobre todo en el centro.

Asimismo, Achirica apostaría como regidor de la capital por recuperar ayudas para la conservación y rehabilitación de edificios históricos en el centro, pues «es una pena que se esté deteriorando ese patrimonio». Y, también en clave de crecimiento, trabajaría para reducir las trabas administrativas que acaban lastrando las inversiones, sobre todo las pequeñas, de negocios particulares.

El presidente de los arquitectos burgaleses se marcaría también como objetivo municipal apostar por la arquitectura de calidad. Los proyectos municipales tendrían que salir de concurso públicos, participativos, que valorasen el diseño sobre el precio. Y «sería interesante elaborar un plan director de pequeñas intervenciones, con diseño de microespacios para enriquecer la ciudad y solucionar los problemas de los ciudadanos.

Más información