El PP apuesta por un gobierno de coalición, proporcionado y bajo su liderazgo para la Diputación

Borja Suárez y César Rico en el pleno de despedida de la coporación saliente/PCR
Borja Suárez y César Rico en el pleno de despedida de la coporación saliente / PCR

Partido Popular y Cs se reúnen mañana para cerrar flecos al preacuerdo 'programático' alcanzado ayer | El principal obstáculo será la presidencia, que Cs sigue reclamando para Lorenzo Rodríguez

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Partido Popular y Ciudadanos dedican esta jornada de martes a analizar las propuestas programáticas presentadas en la negociación para cerrar un acuerdo de gobernabilidad para la Diputación de Burgos. Hoy toca estudiar, valorar y reflexionar, y mañana ya se abordarán cuestiones espinosas como el futuro organigrama, que tanto PP como Cs pretender liderar posicionado a sus candidatos como presidentes de la Institucional Provincial.

En la reunión celebrada ayer solo se habló de propuestas para mejorar el funcionamiento de la Diputación y solucionar los problemas que sufren los vecinos. «Devolver la Diputación a los pueblos», insisten desde Cs, recordadando que la Institución Provincial requiere de cambios importantes, aunque tampoco se le dará la vuelta y se van a plantear medidas de altos vuelos o sorprendentes, matizan en el PP.

Se habló de regeneración, transparencia, participación, coordinación institucional, desarrollo, financiación y organización de la institución provincial. Estas últimas planteadas por el PP, pues hay que evitar que un futuro acuerdo se parezca más a una 'carta a los Reyes Magos' que a una propuesta programática viable. Y es que las medidas que se propongan deben tener en cuenta los recursos de los que se dispone.

Más información

El programa negociado es «intenso», apuntan los 'populares', ambicioso, exhaustivo y de medidas concretas, nada de irse por las ramas. Cada partido ha presentado sus compromisos y, en principio, hay una buena sintonía entre PP y Cs, pues comparten inquietudes y propuestas, reconocen en ambos bandos, lo cual es una buena noticia de cara a cerrar un acuerdo.

El 'principio' de acuerdo ya se cerró ayer, pero los flecos tendrán que matizarse en la reunión que se celebrará mañana en Diputación. Y en ella se dirimirá el principal escollo para un acuerdo PP-Cs: la Presidencia de la Diputación, pero también el organigrama de funcionamiento. El Partido Popular insiste en defender un gobierno «proporcionado», de coalición con Cs para contar con 13 diputados, eso sí, pero liderado por su formación, pues es la segunda fuerza política de la Diputación.

Por su parte, Ciudadanos mantiene a Lorenzo Rodríguez como candidato a la Presidencia, amparándose en el acuerdo PP-Cs de ámbito regional, por el que los de Albert Rivera deberían facilitar la investidura de Alfonso Fernández Mañueco como presidente de la Junta. En el PP provincial defienden su autonomía a la hora de tomar decisiones y no dan nada por seguro, más allá de que su propuesta para la Presidencia pasa por César Rico, su candidato.

Mañana será el día clave para despejar la incógnita de la Presidencia de la Diputación, afirman en Cs, pero sin querer avanzar nada más. En el Partido Popular recuerdan que los de Rivera son tres diputados, necesarios, pero más aún lo son los 'populares', ya que en esta ocasión el voto de Vox no es necesario para la conformación de un gobierno en coalición PP-Cs. Y la clave será la «proporción», pues cada uno debe ocupar el lugar que le corresponde.

Y en el PP confían en que, sea cual sea el acuerdo final, no se encuentren con ningún diputado 'díscolo'. La votación en la investidura será unitaria, aseguran, lo que no significa que antes no se vaya a debatir sobre el acuerdo con Ciudadanos, sobre todo ante el malestar de muchos diputados por la posible investidura de Lorenzo Rodríguez. Y más que un malestar propio, matizan, de los alcaldes de la provincia, de ahí que los 'populares' sigan insistiendo en que deben ser ellos los que lideren el gobierno provincial, eso sí, de la mano de Cs.

Lo importante, afirman unos y otros, es el alto grado de coincidencia en el programa de futuro para la Diputación. Al menos en la Institución Provincial PP y Cs se han sentado a negociar, han planteado propuestas más allá de nombres y están dispuestos a cerrar un acuerdo programático, valoran los diputados de ambos partidos, a diferencia de lo ocurrido en el Ayuntamiento de Burgos. Hay que actuar con «responsabiliad» de gobierno, recuerda el PP, y con esa perspectiva se sentarán en la reunión de mañana, insisten.