Diez años esperando al Ave

La estación Rosa de Lima todavía no ha visto llegar el Ave. /Ricardo Ordóñez / ICAL
La estación Rosa de Lima todavía no ha visto llegar el Ave. / Ricardo Ordóñez / ICAL

Tanto el desvío ferroviario como la propia estación de tren se concibieron ya para la circulación de la Alta Velocidad, pero el Ave aún no ha llegado a Burgos

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

Cuando a mediados de diciembre de 2008 entró en servicio la variante ferroviaria de Burgos, parecía que la llegada de la Alta Velocidad a la ciudad sería inminente. De hecho, tanto la estación Rosa de Lima como el propio trazado del desvío se concibieron y ejecutaron pensando ya en el Ave y el Ministerio de Fomento había puesto en marcha ya los proyectos del tramo Venta de Baños-Burgos. Sin embargo, diez años después de aquello, el Ave aún no ha llegado a la ciudad. Y, lo que es peor, todavía tardará algunos meses en hacerlo.

Diferentes problemas han venido afectando al proyecto en todas sus fases, desde el diseño a la ejecución. Las dificultades localizadas en el túnel de Las Calbezadas (Estépar), la incidencia de la crisis o los conflictos suscitados entre Fomento y la empresa adjudicataria de los trabajos han supuesto un lastre para la conclusión de una de las infraestructuras más esperadas por los burgaleses en las últimas décadas.

Los últimos problemas, vinculados a los fallos de hormigonado detectados en el viaducto de Frandovínez y el hundimiento de la plataforma en la zona de Palenzuela, ya están en vías de solución y parece que las obras afrontan ya su recta final.

De esta forma, las últimas previsiones que se manejan apuntan a mediados de 2019 como fecha de finalización de los trabajos. Así al menos lo confirmó el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una reciente reunión con su homólogo en la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera. Eso sí, antes de la puesta en servicio de la línea, ésta debera someterse a las correspondientes pruebas de circulación, que se prolongarán durante varios meses.

Así, todo hace indicar que habrá que esperar hasta principios de 2020 para ver el primer Ave llegando a la estación Rosa de Lima. Eso sí, el día en que ese tren llegue, deberá dar la vuelta. Y es que, el retraso acumulado en la ejecución del tramo entre Venta de Baños y Burgos se ha trasladado también al tramo entre la capital del Arlanzón y Vitoria, un tramo clave para terminar de conectar, de una vez por todas, Madrid con la frontera francesa.

Sin fecha

De hecho, las obras en este tramo ni siquiera han comenzado, ya que el proyecto se encuentra en información pública a la espera de dar el impulso administrativo definitivo. Finalmente, la opción elegida por los responsables del Ministerio de Fomento fue la que desviaba el trazado varios kilómetros hacia el oeste de la actual línea Burgos-Irún. Dicho trazado, sin embargo, se ha encontrado con el rechazo de varias localidades de La Buerba afectadas, y aún no se han definido las actuaciones.

Tampoco se ha concretado el trazado del subtramo entre el desfiladero de Pancorbo, donde se han planteado dos viaductos de 1,12 y 0,18 kilómetros de longitud y tres túneles, incluido uno de 3,89 kilómetros por debajo de los Montes Obarenes, y Vitoria. Lo que parece innegociable, al menos en los planes de Fomento cuando el titular del Ministerio era Íñigo de la Serna, es la implantación de un bypass en Miranda. Un bypass que ha generado ciertas inquietudes en la ciudad del Ebro, que teme perder presencia en la línea.

Sea comno fuere, y a la vista de la situación actual, todo hace indicar que todavía tendrán que pasar muchos años para que la conexión entre Burgos y Vitoria por Alta Velocidad sea una realidad.

Más información

 

Fotos

Vídeos